El Nokia 8 o Nokia P1, se lanzará oficialmente según lo esperado en el Mobile World Congress, este 29 de febrero durante una conferencia de prensa. Este teléfono móvil no será barato, se estima que la versión de 128GB de almacenamiento tendrá un precio alrededor de $779, mientras que la versión de 256GB de almacenamiento rozará un precio alrededor de $900. Este equipo estará disponible en 2 modelos, el de 5.2 pulgadas y 5.5 pulgadas, cada uno con resolución QHD y tecnología AMOLED.

Probablemente llevara consigo el procesador Snapdragon 825 de Qualcomm, 4GB O 6 GB de RAM, o Google Android 7.0 Nougat como software y presentara protocolos de resistencia al agua (Waterproof) y al polvo. Según algunas imágenes filtradas, se puede observar un teléfono con una gran pantalla sin marcos que recuerda al modelo que presentaba el sistema operativo de Windows Phone. El teléfono podría estar disponible en varios colores como el rosa y azul.

NOKIA BUSCA RETOMAR EL CONTROL DE LA INDUSTRIA TELEFONICA

Varias fuentes han mencionado que el Nokia 8 surgirá con una cámara potente, pero no se ha hablado de la tecnología presente. Sabemos que no será PureView ya que Microsoft ahora es dueño de esta característica. Sin embargo, se dice que la cámara trasera poseerá 24MP junto a un estabilizador óptico interno, doble flash LED y en uno de sus lados se puse ver un sensor que aún no se confirma si es un sensor de huellas o un enfoque laser, por otro lado, la cámara delantera tendrá 12 megapíxeles.

Nokia debió cumplir con los acuerdos con Microsoft acerca de no presentar ningún teléfono hasta el último trimestre de 2016, seguramente por ello los detalles sobre el nuevo proyecto se han mantenido en silencio hasta ahora, como un total misterio. Nokia siempre ha sido uno de los mayores representantes en la industria de telefonía móvil, ahora que se ha perdido de mucho en el área de los teléfonos inteligentes, deberá buscar la innovación en un mercado sobresaturado por diferentes marcas, tal vez el Nokia 8 será una gran oportunidad para regresar y tomar el control de la industria.